En la Localidad de Ribas, o riberas, de Campos fundó en el año 922 el conde Fernán Ansúrez un monasterio cuyas posesiones pasaron a los comendadores de Santiago para, en el año 1176, y de manos de Alfonso VIII, pasar a su vez a los premostratenses, motivo por el que cenobio viviría épocas de esplendor en los que se harían diversas ampliaciones y reformas a su fábrica primitiva, de modo especial en los siglos XVII y XVIII. Pero, lamentablemente, a mediados del siglo XIX, tras la desamortización de Mendizábal, quedaría el monasterio totalmente abandonado y en ruinas.

Canal de Castilla

Este monasterio de Santa Cruz de la Zarza, monumento Histórico-Artístico desde junio de 1931, es obra del siglo XIII, con fábrica de sillería, con ábside central apoyado en cuatro capiteles cada ventana, todas de tipo vegetal y muy típicas del cister y con mismo diseño que los de San Andrés de Arroyo. Destaca una columna con capitel de lucha de guerreros, con el Buen Pastor y San Miguel matando al dragón. Gran sala capitular.

Monasterio

Ribas fue cedida por Pedro I en 1366 a Don Pedro Manrique, VI señor de Amusco, cuando el rey vivía en Astudillo. Pasó en el siglo XVIII a ser villa del Duque de Arces.

Ribas de Campos disponía a mediados del siglo XIX de 307 habitantes, en 1900 de 460, de 1930 de 440, en 1960 de 499 y de tan sólo 185 en 2005.